La primera vez: Vence tus miedos.


La primera vez es sin duda, uno de los momentos más importantes en la vida de las personas.

Son muchos los miedos y las dudas de «ese estreno» en el sexo se agolpan en la cabeza de las personas. Más allá de los mitos sociales o de las ideas preconcebidas que podamos tener existe una realidad que en muchas ocasiones, no es como la imaginábamos.

Y es que, las primeras veces como norma general, no suelen ser lo que esperábamos.


La primera vez: El Sexo en la Red.

Vivimos en un mundo totalmente «sexualizado» y no en el mejor sentido de la palabra. El cine para adultos, las series juveniles y sencillamente la sociedad que nos rodean muchas veces, dan a ver una imagen del sexo que poco tiene que ver con lo que es realmente.

Por suerte, la mayoría de los colegios e institutos ya intentan instruir a los jóvenes para tener relaciones seguras y les aportan «algo de luz». Sin embargo, el acceso a Internet ha hecho que esta juventud se habitúe a un sexo que no deja de ser ficción.

Y es por eso que las expectativas en cuanto a la primera vez, se sitúan en un pódium demasiado alto. Si creías que tu primera vez iba a ser digno de una de las mejores escenas del porno, lo siento, estás equivocado.

Y lo que es mejor, no pasa absolutamente nada por ello. Quizás tu primera vez no sea algo mágico. Quizás estés algo «torpe» y no sepas muy bien cómo manejarte, pero como todo, las primeras veces no son fáciles y tienes toda una vida para practicar 😉


¿Cuáles son los miedos más comunes?

Los chicos y chicas que tienen en mente mantener las primeras relaciones sexuales, como es normal, tienen miedos. Y es que la primera vez es uno de esos momentos tan deseado como temido.

Entre los miedos de la primera vez más comunes en las chicas podemos encontrar:

  • Miedo al dolor.
  • Miedo al sangrado del himen.
  • Tener miedo a no gustar a la pareja sexual.
  • Tener miedo a quedar embarazada.

Y entre los miedos más comunes de los chicos contamos con:

  • Miedo a no saber ponerse el preservativo.
  • Miedo a la rotura del mismo preservativo.
  • Sensibilidad en el «frenillo» pudiendo a llegar a romperse producir un dolor intenso.
  • Miedo a no dar placer.
  • Preocupación por la erección.
  • Miedo a eyacular demasiado rápido.
  • Aplicable a ambos sexos está el miedo al contagio de enfermedades venéreas.

Como podéis comprobar son miedos comunes que tod@s, en algún momento de nuestra vida hemos podido sentir.

Y todos tienen una solución común: CONFIANZA.

Confianza tanto en uno mismo como confianza en la pareja sexual. De aquí, radica la importancia de elegir bien con quien queremos empezar a descubrir la sexualidad. Obviamente no nos vamos a sentir igual de confiados con una chica a la que acabamos de conocer en una noche fiesta y desenfreno, que con una chica por la que sentimos «esa chispa» que nos hace suspirar a diaria.


La primera vez: Olvida la presión.

Por todo ello, te recordamos que para dar el paso y tener tu primer encuentro sexual, no deben ser ni los miedos, ni tus amistades, ni la presión social en general, la que dicte el momento en que se dé tu primera vez.

SOLO TÚ conoces bien el momento en que tanto tu cuerpo como tu mente están preparadas para ello.

CONFÍA en ti mismo/a y olvida lo que pueda pensar el resto del mundo. Recuerda que SOIS TÚ y tu cuerpo los únicos que deciden en tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *